sábado, 10 de agosto de 2013

Acerola, ¡qué frutinga!

La acerola, en el uso casero se le atribuye muchos beneficios y en las grandes industrias en Japón, Estados Unidos y Eupora es utilizada para la fabricación de suplementos vitamínicos y para la fortificación de otros jugos. Entre sus principales propiedades "está la vitamina C y los licopenos", dice el doctor en nutrición, Edwin López. Hoy le presentamos cinco beneficios, que las investigaciones destacan de este fruto silvestre, llamado científicamente Malphighia emarginata.

Mientras antes, mejor. Lopez señala que por su naturaleza hidrosoluble y como toda fruta que contiene vitamina C, es mejor consumirla de inmediato. "Cuando se la deja por mucho tiempo después de prepararse, se corre el riesgo de que haya perdido la mayor parte de las vitaminas. Por esta razón es preferible consumirla en el proceso de preparación", dice.

Según varios autores citados en los archivos Latinoamericanos de Nutrición la cantidad de vitamina C puede estar relacionada con el grado de madurez de los frutos. "Los frutos verdes presentan mayor contenido en vitamina C que los maduros", sostiene la institución.

Hacen más que proteger de los resfrÍos. Otros nutrientes que se destaca de esta rica fruta es su contenido en fitonutrientes o fitoquímicos, compuestos que cumplen funciones específicas en las plantas y que, en general, actúan como antioxidantes en el ser humano. También presenta carotenoides y bioflavonoides, que le otorgan gran valor nutritivo y su uso potencial como antioxidante.

Beneficios. Es necesario que se la consuma diariamente, advierte López, ya que la vitamina C no se almacena en el organismo por mucho tiempo. Puede tomar dos o tres acerolas crudas o en refrescos. "El cuerpo solo necesita una cantidad determinada de esta vitamina, y si consumimos más, no se aprovecha", aclara.

Contraindicaciones. Un estudio publicado en 2002 reportó que las personas alérgicas al látex pueden serlo a la acerola. Así como los que sufren de hemocromatosis, una enfermedad en la que el hierro se acumula excesivamente en el cuerpo y los pacientes con gota no deben ya que la vitamina C podría incrementar los niveles de ácido úrico.

Los especialistas no la aconsejan para cuadros de cálculos renales, puesto que pueden producir urato, cistina o cálculos oxalatos.

1 Protege el corazón. Expertos señalan que es la adecuada para la prevención de enfermedades relacionadas con la edad, tales como hipertensión, distintos tipos de cáncer, arterioesclerosis e infarto de miocardio.

2 Fuente de colágeno.La vitamina C es importante para el sistema inmunológico, ya que ayuda a paliar las infecciones, además interviene de manera esencial para la integridad de todos los tejidos fibrosos.

3 Antioxidante. Esta función se debe a su elevado contenido en vitamina C (695 a 4827 mg/100 g). La acerola también presenta carotenoides y bioflavonoides, que le otorgan gran valor nutritivo y su uso potencial como antioxidante.

4 Capilar. Tiene un alto contenido de mucílago y proteínas con propiedades hidratantes y promotoras de la integridad capilar. También forma colágeno, piel, vasos sanguíneos y músculos. Ayuda a curar las heridas y protege los huesos y dientes.

5 Piel. Los efectos antioxidantes de la vitamina C son de gran beneficio para la piel. También contiene sales minerales que ayudan a la remineralización de la piel.