miércoles, 28 de agosto de 2013

Composición y variedades de fideos. Come con gusto


EL SABOR QUE TÚ PREFIERAS Los fideos solían ser considerados durante mucho tiempo como un alimento altamente calórico. Hoy en día, se destaca que son particularmente buenos para la salud si respetan una reglamentación estricta acerca de su composición base. De hecho, éstos deben contener harina de trigo, agua y sal. También se puede añadir a lo anterior un poco de leche, huevo y verdura.

Los fideos se caracterizan por la gran variedad que tienen según su forma, relleno y uso. Son muy fáciles de preparar y versátiles en la cocina, los cuales pueden ser combinados con varios ingredientes.

ConservaciÓn larga

Los secos se componen de harina de trigo y agua. No contienen huevos. Por lo tanto, se conservan durante mucho tiempo, generalmente más de un año. Existe

una gran variedad de fideos secos, en los cuales encontramos los largos como el spaghetti o fettuccini. También puedes consumir fideos secos cortos como los penne, macarrón o farfalle.

SABOR SUPERIOR

Los frescos contienen huevos además de la harina de trigo y del agua, lo que les provee mayor sabor. Sin embargo, se deben mantener en el refrigerador para no vencerse y duran entre un par de días a una semana. Se pueden adquirir los artesanales, pero generalmente hacerlo en casa tiene ventajas en el sabor y frescura del fideo.

Mezcla de sabores

Estos fideos se caracterizan por su relleno a base de carne, pescado, verdura o queso. Generalmente se forman a partir de fideos frescos. Las variedades más conocidas son los raviolis, tortellinis y canelones. Se

acompañan de varias salsas según los gustos de cada uno. Desafortunadamente, no se conservan durante mucho tiempo.