miércoles, 14 de agosto de 2013

Conejo

Los buenos hábitos de vida, entre los que se incluye la alimentación, previenen las enfermedades del corazón.

Las pautas alimentarias cardiosaludables incluyen la ingesta de carnes magras como la del conejo. Aunque muy pocos saben de los beneficios que para la salud y el bolsillo origina este consumo.

Esta carne tiene un aminoácido que es un componente de las proteínas que es la taurina (ayuda mucho a la vista).

Según una publicación del diario Crónica de México, la carne de conejo posee unas ventajas nutricionales sobre otras especies animales, lo que la convierten en una de las carnes de consumo habitual más recomendables para la dieta de prevención cardiovascular. Se trata de una carne magra, con una baja proporción de grasa y con menor contenido en ácidos grasos saturados y colesterol que otras carnes. Asimismo, posee importantes minerales como hierro, zinc y magnesio; tiene un alto contenido en vitaminas del grupo B, E y posee un contenido en sodio bajo y resulta de fácil digestibilidad. Por todo ello, esta puede ser una carne ideal para algunas personas que presentan índices de colesterol alto, diabetes, así como problemas del aparato circulatorio, pues posee un adecuado porcentaje en ácidos grasos insaturados que ayudan a regular los niveles de colesterol.

ES IDEAL para personas de diferentes edades, mayores y niños incluso para personas que tienen el ácido úrico elevado, por su bajo nivel en purinas.

La carne de conejo es la de mayor contenido en proteína y hierro, vitaminas del grupo B y vitamina E, factores importantes para un buen desarrollo de los huesos y músculos.

Desde un punto de vista dietÉtico y nutricional, es una carne que adaptada a nuestros días, puede formar parte de una dieta sana y equilibrada.