viernes, 16 de agosto de 2013

Platos extraños como las mollejas de caracol

Si alguna vez viaja a España y quiere degustar algo extraño, no tiene que buscar mucho, ya que en Cataluña se puede saborear comidas como crema de ortigas, ensalada de crestas y mollejas o caracoles. Y si no quiere dejar de comer puede comprar el libro que fusiona la gastronomía catalana que tiene un conjunto de platos tradicionales que, por usar alimentos considerados “repugnantes” parecen estar reservados para los más valientes. El periodista gastronómico Manel Guirado ha recogido algunos de estos platos y productos en Quines coses més estranyes que mengem a Catalunya (RBA), un compendio de recetas de toda la vida que mezclan las recetas familiares junto con las que se recogen en clásicos de la gastronomía catalana como el Corpus. El resultado, un ameno recetario donde la tradición y la sofisticación no están reñidas. ¿Les apetecen unos sesos de cordero rebozados? Los caracoles a la llauna o a la brutesca, que no es más que cocinar los caracoles vivos y sin sacarles la baba. Esta sustancia en el proceso se va concentrando y mejorando la textura.