viernes, 12 de septiembre de 2014

Masaco, ícono cruceño

Doña María Cuéllar es una cruceña de pura cepa y resalta que en su casa nunca falta el masaco de yuca con charque para acompañar el cafecito de la siesta. Asegura que no puede existir bocado más delicioso que este y que Santa Cruz es muy afortunada, al contar con una infinidad de horneados y masitas.

Para que esté blandita Doña María aseguró que la yuca se debe comprar entera y no pelada o partida, debido a que esta pierde sus propiedades y se corre el riesgo de que cuando se cocine, quede dura. A su vez recomendó agregar la yuca cuando el agua esté en punto de ebullición, porque al hacerlo antes no sale igual.

Un ingrediente infaltable. En cuanto al charque, hay que escoger uno que sea fresquito y no viejo, ya que si opta por lo segundo, se corre el riesgo de que este desprenda un mal olor. Asimismo, al freirlo el aceite debe escurrir para que en el paladar no se sienta su sabor.

La ideal bebida. "Por lo general, a mí me gusta disfrutarlo al finalizar la tarde, bien calientito, aunque esto es optativo, porque el que está con hambre lo come frío o caliente (risas)", dijo. Para acompañar recomendó hacerlo con un cafecito tradicional.

Receta
Ingredientes

Masaco de charque
•2 kg de yuca mediana
• 1/2 kg de charque
Aceite
• 1 pizca de mantequilla
• Agua
• Sal (cantidad necesaria)


Preparación
1. Pelar y lavar la yuca. Luego colocar en una olla y poner a hervir. Cuando esté hirviendo, agregar la yuca, previamente picada.

2. Limpiar el tacú y untarlo con un poco de mantequilla y aceite. Una vez esté cocida la yuca, agregarla y comenzar a moler.

3. Lavar el charque por lo menos cuatro veces. Posteriormente, ponerlo a hervir;

4. Luego desmenuzarlo en tiras y freirlo. Sacarlo y escurrirlo del aceite en un plato.

5. Colocar el charque encima de la yuca y nuevamente moler hasta que todo se mezcle.

6. Con la ayuda de un vaso para postres, agregar una cantidad para que tenga la forma y servir en un platillo con café.